Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/45/d504874515/htdocs/clickandbuilds/ProyectosSetech/wp-content/themes/Divi/includes/builder/functions.php on line 4993
Propuestas para renovar tus paredes - Proyectos Setech | Reformas domótica e iluminación
91 657 43 67 info@setech.es

Durante mucho tiempo, la decoración y reforma en paredes ha estado muy apagado, totalmente ocupado por la moda del gotelé que invadió las casas de casi todo el mundo. Esta tendencia monocromática con relieve irregular, ha perdurado como la opción más usual a la hora de elegir la decoración de las paredes hasta hace relativamente poco. Pero tras el surgimiento de la variedad y originalidad en el mundo de las reformas, el tema de las paredes ha sufrido cambios bastante significativos, optando por multitud de ideas ingeniosas para dar efectos que emanen sensaciones distintas y den toques de innovación que difieran con lo visto anteriormente.

A continuación, os mostramos varias de las nuevas tendencias más interesantes que están surgiendo y que son potencialmente atractivas a la hora de conjuntar con otros elementos de hogar:

Papel Rasgado

Para lograr este efecto de tonalidades de un mismo color evitando repetidos patrones y la uniformidad, se requiere de un par de procesos por los cuales deberemos de conseguir algún tipo de papel, estilo bond o manila, que cortaremos en tiras y pintaremos con los colores que queramos, para luego crear el efecto. El siguiente paso será ir rompiendo las tiras y pegarlas por toda la superficie que queramos abarcar. Tras el secado del mismo aplicaremos una capa final de sellado para quitar imperfecciones e irregularidades.

Enlucido Irregular

Cuando enlucimos una pared, buscamos la uniformidad para luego poder escoger entre las distintas opciones de decoración. Este efecto consiste en aplicar, a la hora del enlucido, varias capas de yeso para crear relieves de una manera aleatoria en la pared y que luego cuando vayamos a pintar, los desniveles formen distintos tonos en la intensidad de la pintura.

Degradado

La belleza de este efecto reside en la transición difuminada de un color oscuro a uno más claro. No tienen que ser opuestos ni de la misma gama, pero usualmente se suele hacer la combinación de cualquier color junto con el degradado a blanco. Para conseguir este efecto primero se tiene que pintar la capa base con el color claro y tras el secado, empezamos a aplicar el color oscuro de una forma vertical u horizontal de manera que cuanto más vayamos avanzando, iremos bajando la intensidad del color reduciendo el número de brochazos hasta ya dejar paso a la capa base.

Efecto Arenoso

Esta variedad se caracteriza por dar la sensación de terrosidad gracias a la conjunción del color fondo, que se sobrepone tras aplicar la capa de imprimación, junto con una capa de otro color que remarca la textura. Para conseguir la profundidad característica de este estilo, la clave es la utilización de brochazos rápidos y en distintas direcciones como en cruz.

Efecto Metalizado

Este efecto se caracteriza por dejar un acabado brillante que si no fuera por los matices de las distintas tonalidades que adquiere la pared, se podría clasificar como monocromático, pero que le da un toque de lujo y sofisticación muy característico en interiores. Este estilo está dominado por colores dorados, cobrizos y plateados que le dan ese toque metalizado.

Efecto Óxido

De la mezcla de los dos estilos anteriores, surge este efecto que adquiere varias facultades y le da otra vuelta de tuerca para tener su propio nombre. La principal característica que define este estilo es el contraste de una pintura base, preferiblemente con una tonalidad oscura, junto con la pintura con efecto mate de algún gris, incluso podemos meter sutiles olores marrones, verdes o azules para darle aún más personalidad. Este efecto se complementa muy bien con un estilo de reforma industrial.

Esponjado

Realmente, este es uno de los efectos con menos pasos y complicaciones a la hora de realizarlo. Simplemente, se basa en aplicar la pintura, a ser posible de una misma gama con una esponja vegetal para conseguir ese efecto de irregularidad en el tono. También se puede optar por un contraste de colores, aunque puede ser una propuesta arriesgada si se elige mal.